La atención médica ha estado en camino de modernización durante muchos años.

De hecho, hemos trabajado con hospitales, clínicas y centros de cirugía ambulatoria a nivel mundial durante décadas para ayudarlos a digitalizar y automatizar completamente los procesos de captura de datos y comunicaciones. Si bien algunas instalaciones se mueven más rápido que otras, la mayoría ha logrado un progreso significativo en el logro de sus objetivos de utilización de tecnología. El Índice de empresas inteligentes 2019 de Zebra indicó que el 24% de las organizaciones de atención médica se identifican a sí mismas como “empresas completamente inteligentes” y otro 56% afirma que están en el camino correcto para volverse inteligentes mediante el uso de tecnologías avanzadas.

Pero a pesar de los pasos definitivos que se tomaron para digitalizar los datos y automatizar los procesos críticos, COVID-19 ha llevado a muchos profesionales de la salud a cuestionarse si se ha hecho lo suficiente para mejorar la calidad, la eficiencia y la seguridad de la atención al paciente.

La mayoría de los sistemas de salud han pasado los últimos meses examinando políticas, procedimientos, procesos y sistemas para ver si facilitan o dificultan la captura, análisis y distribución de datos en tiempo real. Muchos han comenzado a acelerar las implementaciones de tecnología planificadas o escalar soluciones ya implementadas para admitir casos de uso adicionales. Sin embargo, la velocidad a la que se necesita el cambio sigue superando la velocidad a la que realmente se está produciendo el cambio.

Los equipos de atención se movilizaron y los flujos de trabajo clínicos se automatizaron en un tiempo récord para abordar algunos de los problemas sistémicos exacerbados por el brote de COVID-19. En varios casos , las tecnologías móviles se implementaron en días para ayudar a aumentar la eficiencia y precisión de las acciones de diagnóstico y admisión de pacientes, mitigar la escasez de suministros e informar las decisiones de tratamiento.

A partir de estas experiencias, hemos aprendido formas en las que la comunidad sanitaria puede utilizar la tecnología para mejorar la gestión de sus personas, pacientes, activos e instalaciones:

  • Gestión del personal : cualquier tipo de evento que afecte a un gran porcentaje de la población podría afectar la capacidad del hospital y agotar los recursos : desastres naturales, accidentes laborales, gripe estacional e incluso una población en crecimiento. Darles a los miembros del equipo de atención computadoras móviles clínicas que permiten la comunicación en tiempo real y la colaboración con colegas geográficamente dispersos a través de texto, voz u otras herramientas para compartir datos ayuda a “expandir” la dotación de personal sin requerir una mayor presencia física en cada instalación. Estos dispositivos también ayudan a aumentar la eficiencia del médico al brindar acceso a los registros de los pacientes en el punto de atención para que puedan actualizarse en tiempo real sin necesidad de ir a una estación de enfermería.
  • Gestión del paciente: Dar a los pacientes una pulsera con código de barras al momento de la admisión garantiza una identificación positiva durante la administración del medicamento y el tratamiento. También puede ayudar a localizar al paciente. La pulsera se puede escanear utilizando una computadora portátil de mano para recuperar y actualizar automáticamente los registros con las ubicaciones actuales de los pacientes cada vez que se mueven. Alternativamente, las etiquetas RFID podrían colocarse en la pulsera para que la visibilidad sea más grande mediante RFID o sistemas de ubicación en tiempo real (RTLS) para verificar la ubicación de los pacientes. Se pueden implementar otros tipos de tecnologías de monitoreo remoto, como los termómetros de Internet de las cosas (IoT), para alertar al personal sobre cambios de estado urgentes y minimizar el contacto directo con los pacientes para controles vitales de rutina. Las herramientas de inteligencia artificial (IA) pueden ayudartriaje remoto para orientar mejor las acciones de atención del paciente antes de que ingresen a una instalación.
  • Gestión del laboratorio : la rendición de cuentas comienza en el punto de recogida de la muestra. Se deben colocar etiquetas con códigos de barras o RFID en cada contenedor para ayudar con la identificación positiva del paciente, el seguimiento de las muestras y la entrada precisa de los resultados de las pruebas en los registros del paciente. Las impresoras móviles sincronizadas con las computadoras móviles clínicas pueden facilitar esto después de un escaneo rápido de la pulsera de un paciente para recuperar y completar los datos de la etiqueta. Un simple escaneo de la etiqueta en cada punto de contacto posterior puede confirmar quién manejó qué y cuándo. Una vez que el técnico de laboratorio escanea el código de barras para recuperar el registro de un paciente e ingresar los resultados de las pruebas, se pueden enviar notificaciones al equipo de atención para que tome medidas adicionales. Estas capacidades son especialmente importantes cuando hay un aumento en el volumen de muestras para los mismos tipos de pruebas y paneles de diagnóstico a la vez, como durante una pandemia global.
  • Administración de vacunas y productos farmacéuticos: sabemos que tanto los médicos como los pacientes de todo el mundo están preocupados por si la cadena de frío se mantendrá durante las campañas masivas de distribución de la vacuna COVID-19. Pero la verdad es que todas las vacunas son sensibles a la temperatura , al igual que varios productos farmacéuticos.. Todos los días, nosotros (es decir, cualquier persona responsable de fabricar, distribuir, almacenar o administrar estos artículos) debemos tener cuidado de asegurarnos de que no se haya producido una variación de temperatura en ningún momento mientras la vacuna o el medicamento llegan al paciente. Es por eso que las mejores prácticas en el monitoreo de temperatura recomiendan múltiples capas de tecnologías de monitoreo de temperatura dependiendo de si está transportando activos de atención médica en paletas o refrigeradores o almacenándolos en refrigeradores, congeladores o incluso habitaciones con temperatura controlada. Los métodos de informes manuales solo pueden capturar la temperatura del artículo en un momento determinado. No hay forma de saber si ocurrió una excursión de temperatura entre esas lecturas y si pudo haber comprometido la eficacia de una vacuna o medicamento. Pero los registradores de datos electrónicos pueden monitorear continuamente la temperatura ambiental y alertar a las partes interesadas sobre posibles eventos de calor para que sepan que no deben administrar las dosis comprometidas. Aún mejor, las etiquetas de detección de temperatura se pueden aplicar a unidades individuales de vacunas y medicamentos recetados (es decir, viales, frascos, cajas) para indicar a quienes administran el medicamento si se ha mantenido la temperatura adecuada hasta el momento de la inyección o el consumo.
  • Gestión de equipos : camas, sillas de ruedas, portasueros, bombas de infusión, ventiladores y monitores cardíacos siempre tienen una gran demanda. La colocación de etiquetas RTLS en cada equipo puede facilitar la identificación de la ubicación de los activos disponibles.

Leave a Reply